Condones perforados

Spot de DESIGUAL: una descerebrada, después de mirarse en el espejo con un almohadón bajo el vestido, a modo de barriguita de mujer embarazada, alfiler en mano y sonrisita maliciosa, pincha un preservativo de una ristra. Se supone que acaba de decidir quedarse embarazada (a costa de lo que sea, ya que la historia, como dura unos pocos segundos, deja margen para imaginar cualquier desenlace; por ejemplo, nadie puede asegurar que esa imbécil no sea capaz de regalarle los preservativos agujereados a la primera persona que se le ocurra).

Resumiendo: lo de siempre. Cuando el talento decae, los creativos publicitarios echan mano de la provocación para pasmar al burgués. Y eso vende, porque se asegura que la campaña hará ruido. De eso sabían un montón la marca Benetton y el fotógrafo Oliviero Toscani.

Para acabar, quiero recordar un buen ejemplo de provocación publicitaria muy anterior. Eran otros tiempos y aún no proliferaba el papanatismo transgresor. A mediados de los años setenta, la marca italiana de tejanos JESUS escandalizó a los creyentes con un cartel publicitario inspirado en palabras, aparentemente, del mismísimo Jesús: Quien me ama, (cargue su cruz y) me siga. Aquí lo tenéis:

Imatge

¿Qué cruz habrá que cargar? (Voy a ir de cabeza al infierno, yo).

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s

%d bloggers like this: