Taimados, insolidarios y abyectos

Imatge

Aunque el título promete, el contenido no es nada del otro mundo. Lo podría haber reservado para mejor ocasión.

David Trueba, colaborador habitual de EL PAÍS, en un artículo que publicó el pasado 2 de julio sobre el cese de Fran Llorente como jefe de informativos de TVE, a propósito de la ovación que la redacción le dedicó al despedirse, aprovecha la ocasión para soltar uno de esos tópicos de los que se nutre el argumentario de muchos papanatas: “La despedida del anterior responsable, Fran Llorente, provocó la ovación de sus compañeros de redacción. Acostumbrados a que los jefes sean taimados, insolidarios y abyectos, lejos de esa figura ejemplar y casi paterna que impulsaba el oficio y la identificación del trabajador con su empresa, un suceso así nos alienta”. No sé yo si un suceso así le alienta o le da aliento para cargar contra la figura del “jefe”, un personaje que debe de resultarle muy antipático a los entes libres y rebeldes, a los seres superiores como David Trueba. Hay que reconocerle, eso sí, que ha tenido gracia con los epítetos que les dedica. Hoy en día escasea el ingenio a la hora de insultar. 

No tengo nada en contra de Llorente, al contrario. Si se dice que ha sido un buen director de informativos será porque es cierto. Como ciudadano contribuyente me satisface que TVE (que no la veo nunca) esté dirigida por profesionales íntegros y competentes. Quien me fastidia es el articulista-escritor-director de cine, porque recurre a un estereotipo (jefe = mal bicho) para hallar la explicación a un hecho que le parece insólito, en vez de, por ejemplo, dudar si lo que estaba pasando era que la redacción ovacionaba al director saliente o, en realidad, rechazaba al entrante.

 En los treinta y seis años que llevo de vida laboral he tenido muchos jefes (uso el género neutro, también he tenido jefas), y, salvo pocas excepciones, lo de taimados e insolidarios no les es de aplicación, y mucho menos lo de abyectos. Aunque tampoco niego que he conocido a algún auténtico cabrón que, por suerte, no me ha tocado a mí. Me gustaría saber qué tal jefe es David Rodríguez cuando dirige una película. Sí, Rodríguez. Ahora es mi turno de gracioso con mala baba. 

David Trueba se llama, en realidad,  David Rodríguez Trueba. Eso dice Wikipedia. Y es que en esto del arte y la política, ya se sabe, cuando uno va de divo pero el apellido del padre es vulgar, pues se caga uno en su padre y se le deja en el olvido, que llamarse “ez” no tiene glamour para la farándula (y por lo que se ve, tampoco vende en el circo de la política). Claro que ellos siempre se pueden escudar en que es un homenaje a la madre, esa sufrida heroína anónima, la gran mujer, generosa y abnegada,… o puede que David  Trueba desechara el Rodríguez simplemente para aprovechar el tirón de su hermano Fernando. Habría que preguntarle a éste el porqué de ese cambio de apellido. Claro que yo no soy el más indicado para juzgar, porque me llamo Pérez y en la red uso un seudónimo de lo más rebuscado. En mi caso, el homenaje a mi madre no es excusa.

Anuncis

2 responses to “Taimados, insolidarios y abyectos

  • Lluis K

    Si supiese que quiere decir “taimado” “abyecto” etc… repondería. Estos intelectuales cada día me ponen más de los nervios haciendose los guays.

    Lluis K

    • einestzara

      No me vengas con cuentos, sabes perfectamente lo que significan estos adjetivos, lo que te pasa és que, como todos los jefes, eres, además, perezoso. Ja,ja,ja!!

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: