La guerra es el orgasmo del estado

LA GUERRA ES EL ORGASMO DEL ESTADO

Este título no es el fruto de una meditación anarco-antibelicista o consecuencia de una euforia etílica. Esta sentencia no tiene autor, pero tampoco es anónima. Tiene un descubridor: yo. Fue un descubrimiento que hice hace más de treinta años: la cosa estaba ahí, dispersa entre montones de palabras encerradas en un artículo de La Vanguardia que no recuerdo de qué trataba, pero juraría que no era ni de sexo ni de guerra. Fue fruto de una diversión que apenas he practicado y que consiste en coger un texto e ir subrayando (envolviendo, iluminando…) palabras aisladas escogidas según van apareciendo y formar frases con sentido. Reconozco que es ingeniosa, pero no tuve que pensar demasiado para construirla. Estaba ahí. Y, sin embargo, puede que no desmerezca de muchas de aquellas máximas que aparecen en las primeras páginas de algunas novelas o que encabezan capítulos o escritos eruditos, porque cuando se lo dije a una amiga razonablemente sensata e instruída, no hubo forma de convencerla de que no la engañaba; ella estaba segura de que aquello no era de mi cosecha. ¡Qué desconsideración no concederme un mérito tan pequeño! Debería haber conservado el trozo de diario como prueba. Y ahora sería todo un gustazo escanearlo y publicarlo aquí.

Esta entrada está etiquetada como un desvarío. Pues eso, ustedes perdonen.

 

 

 

 

Advertisements

6 responses to “La guerra es el orgasmo del estado

  • Lluis K

    Yo sí le creo, Sr. Zara.
    Es más, muchas veces he pensado que debido a su excesiva, pero supervivencial prudencia, tiene guardado en su enorme tintero de talento, suficiente color para dar brillantez al opaco aspecto de gran parte de su entorno profesional.
    Pero el gran hacedor, nos dibuja o rotula, como lo hace… No como quisiéramos, verdad?
    Y el que excele como emprendedor osado, está falto de claridad, mientras que del que emana luz, la prudencia le atenaza manteniéndolo en la sombra…
    Quina merda tot plegat!
    Unos y otros deberían caminar siempre en pareja, como los antiguos cuplos de la guardia civil…
    Uff, vaya símil més pocasolta!

    • einestzara

      Lluís K, no creo que haya mucho talento en el tintero, justo lo que a uno le enseñan en las escuelas para ir defendiéndose por la vida. Lo que si hay es un montón de cosas que podría explicar aquí pero que por esa “supervivencial prudencia” me las reservo para explicárselas con toda libertad a mis íntimos. Si tuviera el talento que usted me supone, sabría cómo explicarlas sin comprometer nada ni a nadie.
      Lo del opaco entorno profesional, pues… es cierto que en etapas anteriores he tenido unos “retornos” mucho más satisfactorios de mi trabajo, pero todo es relativo. En esta casa en la que trabajo, muchísimas personas preferirían dirigir una área corporativa antes que hacer de D’Artagnan y los tres mosqueteros en el proceloso mundo de la edición musical y discográfica, o de pareja de la guardia civil, estirándole de la cola, de vez en cuando, al compañero, un tigre desbocado del marketing radiofónico. En cuanto a lo del gran hacedor, a lo sumo habrá puesto el papel y los rotuladores, el resto nos lo hemos ido haciendo nosotros solitos, dejándonos influir por lo que vemos y oímos, agarrotados por nuestros miedos o dando rienda suelta a nuestra insensatez.
      Moral de victoria, querido amigo, y no porque lo diga ahora el President, sino porque no hay mejor respuesta que cantar, reir y remangarse delante de las dificultades, como aprendí en mi época de boy scout.
      Por cierto, suele usted aprovechar las entradas del blog para hacer comentarios que, con las respuestas correspondientes, acaban siendo una especie de spin off de la entrada original, es decir, que se salen por la tangente, no tienen nada que ver. Yo, encantado de ir por ese camino, pero uno se esperaría que nos pusiéramos a comentar sobre lo divertido que es coger un rotulador e ir saltando entre líneas y palabras para componer una frase chocante y con sentido.
      Gracias por participar, y si la próxima va de marcas desprestigiadas o de camisetas patrocinadas y acabamos hablando de sexo, pues eso, hablemos de sexo.

  • Lluis K

    Pues escriba ya cualquier cosa, Sr. Einest, que tengo ganas ya de hablar de sexo…

  • Arqueòleg Glamurós

    La guerra fué un mecanismo creado por los estados primigènios de la prehistória reciente como un mecanismo de subyugación y represión… algo demasiado repugnante para ser comparado con un bello orgasmo, no?

    • einestzara

      Arqueòleg, tens raó amb això que dius de la bellesa de l’orgasme, però sempre que formi part d’un procés desitjat per totes les parts implicades. L’orgasme del violador és repugnant, com també ho és la guerra, l’orgasme de l’estat. Fes-te la idea de que aquesta frase l’està pronunciant un jove llibertari a finals dels anys setanta. L’estat, la guerra, l’orgasme del violador…

      Gràcies pel teu comentari! Sempre ets benvingut.

  • Lluis K

    “estados primigènios de la prehistória reciente como un mecanismo de subyugación y represión”
    Como dirían en “Polónia”… Algú ho havia de dir! je je

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: